jueves, 30 de octubre de 2008

Quieto ahi...!

“Alto ahí, un beso
o la vida!”
dijo la muchacha atrevida,
y él, sorprendido,
respondió con deferencia.

La tomó entre sus brazos
acostumbrados a una
forma femenina de guitarra,
la beso en la mejilla,
le agradeció el pedido.

Y con una mueca que
semejaba una sonrisa
y se perdió bajo los cielos
oscuros de la noche de Junin.

3 comentarios:

ism dijo...

Cómo resistirse a obedecer con deferencia el pedido de la muchacha atrevida, que asalto con sus ojos brillosos.
Cómo esbozar algo más que una mueca, si la sonrisa de ella invadia el espacio.
Como negarse, dime .....cómo se hace?

Andina dijo...

Gracias por el cumplido, si fuera un poco más niña o un poco más inocente creería que el experto, que me concedió mi pedido, sos vos. Un beso enorme, desde esta patagonia primaveral.

Ladrón de Guevara dijo...

Muy Bonito. Me ha gustado mucho y a la vez me ha parecido un poema diferente y original.

Gracias y un saludo.